Skip to content

Nueva Ley para los chiringuitos

17 junio 2009

Breve explicación sobre la Ley de Costas.

Andrea Méndez, Judit Bigas, Erika Urra, Joan Fàbregas, Georgina Canals.
2ºComunicación Audiovisual UIC

Antecedente más significativo

17 junio 2009

España tiene una costa envidiable que llega hasta los 7.880 kilómetros. El 24% son playas y son un territorio muy valioso por las posibilidades que ofrece. Por este motivo, la demanda en esta superficie es creciente. Aún así, no se puede satisfacer toda debido a que son unas hectáreas muy sensibles y difíciles de recuperar después de ser explotadas.

Nuestra costa está afectada por un fuerte incremento de la población y por las migraciones interiores debido a que los ciudadanos se desplazan cada vez más del interior a la costa. Además, el sector terciario también acecha y complica aún más la situación.

El antecedente legislativo más significativo es la Ley de Costas del 28 de Julio de 1988. La Ley representó en su día unos de los esfuerzos legislativos más importantes y, exceptuando la Ley de Costa del 26 de Abril de 1969, nunca se había profundizado tanto en la historia legislativa costera en el estado español. La intención del Estado era proporcionar a los ciudadanos el disfrute de un bien común como son la costa y su entorno y garantizar los derechos sobre ellos.

 La Ley de Costas elaboró la columna vertebral de la ordenación territorial de la costa. Aún así, y muy lamentablemente, a día de hoy esta legislación no es lo rotunda que se esperaba debido a los intereses económicos locales, que pueden imponer sus planes generales. En la actualidad, la mayoría de municipios recalifican los terrenos y los convierten en “no urbanizables” o en “urbanizables” a través de sus planes de gestión y ordenación urbana para ajustar sus presupuestos.

 A todo esto, se le pueden añadir desigualdades injustificadas en distintas ciudades de España. En Alicante hay zonas mucho más permisivas con las construcciones y en la misma Comunidad Autónoma, concretamente en Elche, las entidades públicas son mucho menos condescendientes y abogan por derribar todas las viviendas que se acerquen demasiado al mar.

 En conclusión, se podría decir que la Ley de Costas está totalmente anticuada y los organismos públicos la manipulan a su antojo para los intereses particulares.

 

Joan Fàbregas Capellas 2º Comunicación Audiovisual UIC

Los chiringuitos barceloneses abren una hora más.

17 junio 2009

 

La última novedad en las playas de Barcelona es la ampliación de los horarios nocturnos de los chiringuitos playeros, la cual se limita hasta las 2:00 de la madrugada. La nueva ley se hará vigente en una docena de playas excepto la Barceloneta, limitada hasta la medianoche por la proximidad de los vecinos.

2390599612_38ee900ba2

 Hasta ahora los chiringuitos tenían el toque de queda a la 1:00, pero gracias a las quejas que hubo por parte de la asociación de chiringuitos y de la clientela de estos bares, ha podido hacerse efectiva.

Pero actualmente, los chiringuitos se encuentran con una nueva competencia, los lateros. Se trata de vendedores ambulantes que recorren las playas ofreciendo bebidas, llegando más cerca que los chiringuitos y ofreciendo mayor comodidad. Se trata de la nueva modalidad de vendedores a domicilio, pero en este caso de toalla a toalla.

 

Georgina Canals Canals 2º Comunicación Audiovisual UIC

Nueva ley que prohíbe los chiringuitos en la playa

17 junio 2009

El ministerio de Medio Ambiente llevará a cabo una nueva ley que prohíbe los chiringuitos dentro de la playa. A partir de ahora, todos estos establecimientos se colocarán en el paseo marítimo. Dicha ley, se ejecutará a partir del próximo año, como ha marcado el Ministerio, y la cual ya tiene en vilo a más de 60.000 empleados que dependen de este negocio.

absolutmarbellachiringuitoplayafontanillaLa principal causa de este proyecto es que los chiringuitos ahuyentan el turismo de calidad, según ha declarado Medio Ambiente. No obstante, los hosteleros ven en esta nueva ley un grave prejuicio y la posible desaparición de los chiringuitos. Por ello, han pedido su modificación porque afirman que son miles los trabajadores y familias que dependen de estos establecimientos. Sólo la playa de la Barceloneta cuenta con 18 chiringuitos donde en cada uno trabajan aproximadamente 14 personas. 

Por otro lado, el PP también se ha mostrado en contra de la ley presentada por Medio Ambiente, argumentando que ésta ha generado una gran inquietud en el sector hostelero. Por ello, apoyan la Ley de Costas como solución al problema.

El portavoz de la Asociación de Chiringuitos de Barcelona, Eduard Lligoña afirma: “El chiringuito forma parte de nuestra cultura y si se elimina, las consecuencias serían muy graves. Además, los chiringuitos ya forman parte de nuestro estilo de vida”.

Sin embargo, para algunos hosteleros aún hay esperanzas: “Me parece imposible y fuera de lugar que se aplique esta ley. Por eso, no creo que llegue a prohibirse esta actividad ni nos llegue a afectar”.

Sea como sea, esta nueva ley ha dado mucho de que hablar. No sólo a los propietarios de los chiringuitos sino también a todos aquellos turistas que quieran refrescarse con los pies en la arena.

 

Judit Bigas Martínez 2ºComunicación Audiovisual UIC

“La nueva ley nos perjudica a todos”

17 junio 2009

Victor Agoiz, 21años, Barcelona.
 
-¿Qué opinas sobre la nueva Ley de Costas?

Considero que por un lado es mejor porque así se podrá aprobechar el espacio de la playa para los bañistas o algún tipo de estructura de ocio: como campos de volley, futbol…
Pero por el otro lado pienso que perjudicará a la gente que acude a los chiringuitos porque uno de los mayores atractivos del chiringuito es su ubicación, la proximidad del mar que tiene, por lo tanto, a nivel del consumidor no deberían situarlos en los Paseos Marítimos.
 
Pedro García, 51 años. Dueño del chiringuito de Comarruga.


-¿Qué opinas sobre la nueva Ley de Costas? 

Considero que tanto para mi como para el resto de propietarios de los chiringuitos, la nueva ley es perjudicial para nuestros negocios ya que las ganancias se reducirán notablemente porque los clientes no están dispuestos a andar por ejemplo algunos metros en busca de algo para comer o beber. La gente va a la playa para relajarse y a muchos no les apetece dejar sus cosas en la arena por tema de seguridad y cuando van con niños es más problema aún. Vamos, que la ubicación no ayuda al negocio.
 
Julie Simons, 48 años, London. Turista.
 

-¿Qué opinas sobre la nueva Ley de Costas?
 
No me gusta la nueva ley porque España es conocida entre otras cosas por sus playas y los chiringuitos qye hay en ellas. Sin los chiringuitos “the beach will be dead and boring”. Y si que tengo que andar hasta el Paseo Marítimo en busca de algo para beber, prefiero llevarme yo la comida y la bebida del hotel.
 
-¿Crees que el turismo bajará?
 
El turismo seguirá siendo igual pero sí que quizás baja el consumo de los chiringuitos.

Julie Simons, 48 años, London. Turista.

Erika Urra 2º Comunicación Audiovisual UIC

Lucha por la permanencia

17 junio 2009

Los chiringuitos son populares establecimientos que están situados en la mayoría de playas de toda España. Los veraneantes acuden a ellos para pasar un rato agradable a la vez que disfrutan de la brisa del mar. A los españoles nos gusta conversar, estar con los amigos en la calle y al aire libre y los chiringuitos sacian estas necesidades. Y aunque muchos se quejen por los elevados precios de estos establecimientos quedan justificados por su idónea localización.

A partir de ahora solo podremos acudir a los chiringuitos desmontables de la playa, la Ley de Costas no va a permitir que haya ni uno solo en la arena. Este es el objetivo del Medio Ambiente y en la costa mediterránea ya han comenzado algunos de los derribos. La ley lo dice bien claro no se puede construir nada encima de la arena ni en los siguientes cien metros, ya que, según la Ley de Costas del año 1988, invaden las zonas públicas habilitadas para el ocio ciudadano además del impacto en el medio ambiente. Es decir todas las construcciones o servicios que puedan tener alguna relación con la playa se tendrán que establecer fuera de esta. La reacción no se ha hecho esperar, los hosteleros y los consumidores se han unido para protestar contra esta nueva ley, prepárense porque la polémica está servida.

                                                             IMG_1512

La repercusión ha sido tal que miles de personas han mostrado su indignación a través de la conocida red social, Facebook. Estos son algunos de los grupos creados: “Salvemos los chiringuitos”, “No a la ley de anti-chiringuitos”, “Sí a los chiringuitos” o “Por una España con chiringuitos”… Todos somos conscientes de que esta iniciativa es buena para el medio ambiente pero la mayoría de los ciudadanos la hemos acogido como un ataque a nuestras costumbres.

Según técnicos medioambientales, los chiringuitos en la playa no producen un impacto significativo ya que la playa no es un ecosistema vivo. Estos establecimientos no dañan el hábitat natural de especies animales y vegetales puesto que no existen. En mi opinión dos principales daños que pueden llegar a causar son: el impacto visual en el paisaje y la contaminación indirecta de los residuos que genera la actividad de este sector. Pero son daños que tienen solución ya que con una adecuada gestión de residuos y el mantenimiento correcto de la playa se evitarían. Por este motivo antes se tendría que dar prioridad a otras muchas cosas que afectan más al medio ambiente que no unos establecimientos en la playa.

Por otra parte, esta ley deja muchos cabos sueltos, sobre todo para aquellos que obtuvieron la concesión antes de la ley de costas. Los dueños de los chiringuitos protestan porque piensan que salen perdiendo con esta decisión, aunque en realidad pueden salir beneficiados, ya que las ubicaciones alternativas que se están buscando serán definitivas y, además, los propietarios de las casetas no se verán obligados a renovar cada año la concesión.

Así que aprovechen porque este verano puede ser el último en el que se disfrute de unas cañitas con los pies sobre la arena de un chiringuito de playa ya que para tomar algo tendremos que abandonar las toallas y darnos un paseo, por lo menos, hasta el paseo marítimo.

 

Andrea Méndez Creu  2º de Comunicación Audiovisual UIC

Una sencillez compleja

10 junio 2009

Gerry McGovern puede ser un desconocido para la mayoría de usuarios de Internet. Aún así, y sin saberlo, muchos internautas disfrutan de su versatilidad en la red y a la vez, son objeto de estudio.

 McGovern nació en Irlanda y a sus 32 años ya se ha convertido en uno de los gurús de la gestión de los contenidos online gracias a su planteamiento innovador que ha permitido revolucionar la Web 2.0.

 Su objetivo es el mismo que el de cualquier profesional que intenta diseñar una página web para atraer la atención de los internautas. No hay que olvidar que persigue el mismo fin que muchos otros, pero marca la diferencia en el proceso que lleva a cabo.

Su “modus operandi” consiste en estudiar al público al que van dirigidos los contenidos.

Diferencia perfectamente qué es lo que quiere transmitir y se pone en la piel del cliente. Exige información bien estructurada, esquematizada, eliminando cualquier elemento innecesario y que no aporte nada nuevo. Optimiza los textos y en sus presentaciones internáuticas aparecen únicamente las palabras que el lector quiere ver.

Sin duda, es necesario “conocer a tus usuarios para saber qué ofrecerles”. El usuario que entra en nuestra web debe encontrar todo lo que desea, buscar con facilidad la información que le interesa y que no sea bombardeado por información banal. McGovern insta a las empresas a presentar lo que quieren sin demasiadas estridencias.

Gerry McGovern ha obtenido un gran reconocimiento debido a que ha sintonizado con los internautas. Gracias a él, la gestión del contenido online ha evolucionado en positivo y ha instado a otros profesionales a priorizar el interés del usuario antes que el propio.

Lo más encomiable es que todo este proceso lo ha llevado a cabo con la idea que quería transmitir inicialmente, pero buscandonuevos puntos de vista para proyectarla con más ambición.

La sencillez, a veces, puede ocultar un proceso tremendamente complejo.